Etiquetas

, , , ,

Hoy es el Día Internacional de la Matrona.

Fuente: pramzanblog.com

Fuente: pramzanblog.com

Es un día que me gusta. Es un día en el que me gusta recordar como he sido cuidada por la matrona, por mi madre y su madre en el momento en el que he venido al mundo. En el día de hoy recuerdo con cariño, admiración y agradecimiento la Señora Maria Godi, la matrona que me acogió con dulzura y alegría en el momento que decidí nacer, la que respetó los tiempos y ritmos de mi madre y míos, la que me recogió los pocos y rubios pelos de mi cabecita con un delgado lazo de raso rosa (¡que paciencia y que amor!), la que venía cada mañana a casa en bicicleta para acompañar a mi madre en su travesía de madre recién estrenada, la que me vino a la mente pocos momentos tras haber dado a luz a mi hijo, echándola de menos… Gracias.

A todas las matronas quiero desear hoy un FELIZ DÍA DE LA MATRONA!

A todas las que nos cuidan, como guardianas de la salud de la humanidad.
A todas las que cuidan de la vida desde los primeros momentos en los que se instala con amor, fuerza y picardía en nuestros úteros, y pulsa. 
A todas las que cuidan también cuando la vida se va demasiado pronto.
A todas las que no paran de aprender, de cuestionarse cada día, de transformarse.
A todas las que están a pie del cañón, en paritorios inhóspitos y violentos, poniendo su granito de arena para que un “sencillo vaso de agua” se transforme en un gesto grande.
A todas las que se lanzan a emprender una vía nueva, de profesionales libres.
A todas las que creen en las mujeres y en la fuerza de la vida, y lo demuestran.
A todas las que aprendieron el idioma secreto de los bebés, el de los úteros, el de los ciclos reproductivos y de la menstruación y se hacen traductoras, para que podamos aprender de sus voces.
A todas las que saben escuchar, hasta los silencios, y regalan un abrazo o una caricia.
A todas las valientes, las que se comprometen y son aliadas de las mujeres.
A todas las que son generosas y comparten sin miedo a que le quiten, con la ilusión de construir redes y puentes.

A todas las que aún no han podido mirar de frente sus heridas y siguen estando, a pesar de intuir que (se) están haciendo daño.

A todas las que tuvieron confianza en mí y se dejaron acompañar, como pacientes o alumnas.

A todas las que aún confiáis en mi, y con quienes sigo compartiendo recorridos distintos.

Muy especialmente a las matronas que están siempre a mi lado, en el día a día, desde la cercanía o más distancia, que me quieren como a una hija, como a una hermana.

Gracias por estar en mi vida. Gracias por seguir cuidando. Y por cuidaros.

Anuncios